7 recetas para la cena del bebé de 9 a 12 meses

Para dormir mejor

Acercándose al año de vida, tu bebé crece y se mueve mucho y su gasto energético es mayor. Si te faltan ideas para la cena, te proponemos 7 recetas sencillas, nutritivas y elaboradas con alimentos que favorecen el sueño. Para que tenga una noche reparadora y plácida.

 
7 recetas para la cena de bebés de 9 a 12 meses

Ahora que tu bebé toma cada vez más alimentos, te preguntas qué tipo de cena prepararle. Decide en función de lo que ha comido a lo largo del día y su estado de ánimo. Si le encuentras cansado y con poco ánimo, decántate por alimentos de sabor dulzón elaborados con leche. Si ha comido poco al mediodía y le notas con hambre, elige algún plato con pescado o carne. Te proponemos 7 recetas sencillas y preparadas con alimentos que aportan energía y favorecen su descanso.

1. Puré de guisantes con trocitos de jamón York

El guisante tiene un sabor dulzón que encanta a los niños pequeños. Aporta energía y se complementa muy bien con el jamón de York o pechuga de pollo o pavo cocido.

Necesitarás:

  • 1 vaso de guisantes congelados
  • 1 poco de la leche del bebé
  • 1 trocito de cebolla
  • 30 g de jamón York o pechuga.

Hierve los guisantes con la cebolla hasta que estén blandos. Elimina la cebolla y tritúralos. Para tener un puré liso y fácil de digerir, elimina la piel de los guisantes pasando el puré por un colador fino. Ayúdate de una cuchara de madera y tira lo que no pasa por la rejilla. Añade un poco de leche del biberón de tu bebé y el jamón York pechuga cortado muy fino.

2. Cuscús con leche

Los hidratos de carbono del cuscús aportan energía y favorecen el sueño. Por la noche, es buena idea prepararlos con leche -contiene mucho triptófano- y zanahoria rica en melanina.  Un puré perfecto para dormir de un tirón.

Necesitarás:

  • 1 tacita de cuscús instantáneo
  • 1 poco de canela
  • 1 vaso de la leche del bebé
  • 1 trozo de zanahoria cocida.

Hierve la leche con la canela y viértela sobre el cuscús. Te tiene que quedar una papilla no muy espesa pero con un grano de cuscús que se deshace. Hiérvelo con la leche si es necesario. Añade la zanahoria cocida y machacada con el tenedor.

3. Puré de patata con huevo

La patata también trabaja a favor del sueño nocturno. Si añades leche y huevo duro, tendrás un plato equilibrado y muy digestivo.

Necesitarás:

  • 1 patata mediana
  • 1 poco de la leche del bebé
  • 1 yema de huevo duro

Pela la patata y hiérvela hasta que se quede blanda. Machácala con un tenedor junto con la leche del bebé y la yema de huevo duro. Tiene que quedar un puré ligero con trocitos para que el bebé se acostumbre a las consistencias grumosas.

4. Puré de verduras con pescado

Si lo preparas sin patata, el puré de verduras se conserva congelado sin que se altere su sabor. Así, siempre lo tendrás a mano para una cena rápida.

Necesitarás:

  • 1 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de calabaza
  • 1 calabacín
  • Leche del bebé
  • 30 g de pescado blanco. Evita los pescado de gran tamaño que contienen más mercurio.

Pela y trocea las verduras.  Colócalas en un cazo y echa encima el agua hirviendo para que no pierdan sus vitaminas. Machácalas y añade leche del bebé. Prepara el pescado a la plancha y agrégalo a la ración de puré que vayas a ofrecer al bebé. Congela el resto en porciones. No tires el agua de cocción. Congélalo también y te servirá para preparar otros platos de pasta o arroz.

5. Puré de lentejas y vegetales

Las legumbres son alimentos ricos en triptófano y proteínas vegetales por lo que no necesitas añadir carne. Preparados con vegetales, su sabor se suaviza y endulza.

Necesitarás:

  • 1 vasito de lentejas cocidas
  • 1 vasito de puré de verduras

Tritura las lentejas con el puré de verduras previamente descongelado en el microondas (ver receta puré de verduras con pescado). Hazlo con la batidora porque la piel de las lentejas es gruesa y de momento, un poco indigesta para el bebé. Si ves que el bebé las escupe, pasa el puré por un colador ayudándote de una cuchara de madera para eliminarlas.

6. Sopa de arroz con pollo

El arroz es otro alimento favorecedor del sueño. Prepararás una sopa perfecta si lo añades a un caldo de verduras y agregas algo de pollo.

Necesitarás:

  • 1 vasito de arroz
  • 30 g de pechuga de pollo
  • Caldo de verduras

No uses pastillas ni briks de caldo de verduras. Son preparados industriales que contienen mucha sal. Prepáralo casero como indicamos en la receta del puré de verduras. Cuece el arroz en el caldo hasta que quede blandito y casi se deshaga. Añade el pollo muy picadito. Coloca el arroz  con su caldo y el pollo en la batidora hasta conseguir una  sopa de consistencia cremosa y ligera.

7. Sopa de leche con pan

Una sopa cremosa y suave que gusta a los niños con más sueño que hambre y a las mamás con pocos recursos en la despensa.

Necesitarás:

  • 1 rebanada de pan de molde
  • 200 ml de la leche del bebé
  • Un poco de canela o fruta madura

Quita la corteza del pan de molde y deshazlo en la leche. Hierve la leche a fuego moderado, removiendo con una cuchara de madera. La harina del pan engordará la preparación hasta obtener una papilla suave y sabrosa. Añade un poco de canela o fruta madura machaca como plátano o pera.

 

Victoria Gómez