¿Infusiones para tener más leche?

Algunas pueden tener el efecto contrario

Muchas madres temen no tener suficiente leche. Entre los trucos que se intercambian están las infusiones y algunas plantas. El Dr. José María Paricio, pediatra y especialista en lactancia, advierte que no se puede tomar cualquier infusión y siempre en cantidades moderadas ya que los efectos podrían perjudicar al bebé y a la producción de leche. Veamos las que hay que eliminar de la dieta.


hierbas

Si bien el consumo moderado de infusiones de plantas habituales suele ser inocuo, el Dr. Aparicio desaconseja las mezclas de plantas como tés de hierbas o el agua del Carmen. Tampoco te arriesgues con las de composición poco conocida y las que contienen aceites esencias que pueden resultar tóxicas para el lactante. Entre ellas, el anís estrellado -ya retirado del mercado español por el riesgo de convulsiones-, o el eucalipto. No conviene abusar del hinojo, la alfalfa o la salvia. Como indica este pediatra, las plantas medicinales no son inocuas. "La base de la farmacopea actual está en las plantas. La mayoría de los medicamentos que tomamos se extrae de ellas pero mientras que un fármaco contiene normalmente un solo principio activo y en una cantidad conocida, una planta puede contener varios principios y en cantidades difíciles de conocer", explica. Asimismo, recomienda evitar la toma frecuente de alcachofa, anís, comino, ginseng, zarzaparrilla y efedra que pueden disminuir la producción de leche

Información completa sobre todo tipo de plantas en http://www.e-lactancia.org/

Gema Martín