Chistes de brujas, vampiros y fantasmas

Temblar... ¡de risa!

Para animar una noche de Halloween, una fiesta infantil o simplemente por el gusto de echar una carcajada, cuéntale a tu hijo alguno de estos chistes


Brujas riendo

1. Dos vampiros van volando y se cruzan.
Uno le pregunta al otro:
- ¿Cómo te llamas?
El otro le responde:
- Vampi.
- ¿Vampi qué?
- Vampi Rito, y tú, ¿cómo te llamas?
- Otto.
- ¿Otto qué?
- Otto Vampirito.

2. ¿Con que juega un bebé vampiro?
Con glóbulos rojos.

3. Un fantasma le pregunta a otro:
- ¿Y tú, qué fuiste en la vida de los hombres?
- Poeta. ¿Y tú?
- Fantasmón.

4. ¿Qué hace un vampiro conduciendo un tractor?
Sembrar el miedo.

5. ¿En qué se parece una bruja y unos días de vacaciones?
En que los dos se van volando.

6. Sara, una bruja de 130 años de edad, va al dentista para que le revise los cuatro dientes que le quedan.
- Doctor, dígame la verdad -le pregunta la bruja- ¿Voy a perder mi única muela?
- A ver... no exagere, Sara -dice el especialista- yo se la daré en una bolsita. Si no la guarda bien, será un problema suyo.

7. ¿Cuál es el colmo de un vampiro?
Ninguno, porque los vampiros no tienen colmo, tienen colmillos.

8. Sofía entra a La Casa del Terror de un parque de atracciones.
En un momento, la niña entra a un salón oscuro, en el que de un ataúd sale un hombre disfrazado de vampiro y pregunta:
- ¿Te doy miedo?
Sofía lo mira y le responde:
- No, gracias, ya tengo mucho.

9. ¿Por qué a los esqueletos no les gustan los días de lluvia?
Porque se calan hasta los huesos.

10. ¿Por qué Drácula no le chupa la sangre a los diabéticos?
Para que no se le piquen los dientes. 

Magda Campos