6 cuentos sobre el agua

Para aprender a cuidarla

El concurso 'Cuentos sobre el agua' patrocinado por la editorial SM ha reunido interesantes relatos de nuestros usuarios. Seleccionamos para ti el ganador titulado "La gota que quería ser diferente" y los cinco finalistas.


Niña con paraguas

Sumario

 

La gota que quería ser diferente

Había una vez, una gota, que estaba aburrida y cansada de hacer siempre lo mismo. Cada día, cuando el sol más brillaba, la gota subía en forma de vapor de agua hacia su amiga Nubi y allí, junto a sus miles de amigas, esperaba a que bajaran las temperaturas para volver a descender a un rio o de nuevo al mar. La pobre gotita de agua se sentía igual que las miles de amiguitas que se encontraban a su lado. Día tras día, observaba al resto de las gotas y eso la deprimía. Un día, su amiga Nubi la vio realmente triste, pensando en sus cosas en vez de disfrutar cuando llegó la hora de lanzarse como lluvia. Decidió hablar con ella.

- Brillagota, ¿que te ocurre? Llevo varios ciclos viéndote triste, sin ganas de ascender ni descender y me preocupa verte así. No estás contenta y saltarina como normalmente eras.

- Nubi, me encuentro realmente triste, porque no creo que sea una gota especial. Siempre estoy haciendo lo mismo, o bien estoy en estado gaseoso o líquido o cuando hace mucho frío me vuelvo nieve o hielo, le contestó Brillagota.

- ¡Pero eso es fantástico! Puedes convertirte en un montón de cosas y por ello eres especial. No deberías sentirte triste. Yo siempre estoy volando de un lado a otro del cielo y apenas bajo a la tierra y mucho menos me convierto en muñeco de nieve. Deberías sentirte feliz por poder correr tantas aventuras de tantas maneras diferentes, le interrumpió Nubi.

Pero Brillagota seguía sintiéndose como las demás, sin ser especial y pasó semanas tristes observando cómo era igualita al resto de las gotitas de lluvia que tenia alrededor. Un maravilloso día, todo cambió para nuestra Brillagota. Después de ascender de nuevo a Nubi como cada ciclo, el tiempo cambió bruscamente y sin apenas darle tiempo a llegar, bajaron las temperaturas. Comenzó una enorme tormenta. Brillagota se agarró fuertemente a Nubi. No quería volver a caer pero la tormenta era tan fuerte que la pobre Brillagota casi no aguantaba más. Justo cuando sus fuerzas se habían agotado y estaba a punto de caer nuevamente al mar, la tormenta desapareció por arte de magia. Volvió a brillar el sol más hermoso que jamás había salido, cuando nuestra pequeña amiga Brillagota caía de nuevo al océano. Mientras caía, ella seguía sintiéndose desdichada hasta que un precioso, caluroso y tierno rayo de sol la atravesó haciéndola sentir que su cuerpo se transformaba en un irremediable y colorido arco iris con sus siete colores luciendo hasta el infinito. En ese momento, comprendió que era una gota especial. Por eso se llamaba Brillagota, porque irradiaba luminosidad en cada lugar de la tierra. Tal era su hermosura y su baile de colores, que todos los niños de la tierra soñaban con poder llegar hasta ese maravilloso arco iris, tocarlo y disfrutarlo. Brillagota se sintió muy feliz, única y admirada por todo el mundo. Nunca más volvió a pensar que era como las demás, porque ella había sido el arco iris más bonito que había iluminado el cielo. Y colorín colorado esta historia nos ha encantado.

Alejandra Ferrero Barros

Vea y Leo en un barreño

Vea es una gotita inquieta,
 Leo su hermano pequeño.
 Recorren el río de la meseta
 subidos en un barreño.
 
 Quien llegue primero al océano
 habrá ganado la carrera.
 Llega Vea en pleno verano,
 con un gran sol de cabecera.
 
 Espera impaciente a su hermano
 y enfilan juntos el ascenso.
 Los dos cogidos de la mano
 suben al cielo inmenso.
 
 Se acomodan en Lupe,
 una nube con acento mejicano.
 Pero un trueno las escupe y
 ahora viajan en tormenta de verano.

María José

Lágrimas de amor

Érase una vez dos hermanas, Lucía y Alicia, a las que les encantaba el agua, bañarse en casa, en la playa, regar las flores de casa de la abuela... Su mamá siempre les decía, “cierra el grifo que se gasta el agua, pon los cubos en el patio que hoy llueve y así recogemos agua y ahorramos, no tires de la cisterna por sólo un pis, cuando te laves las manos cierra el grifo mientras te enjabonas...” A Lucía y Alicia todo le parecían órdenes estúpidas, y ellas jugaban y disfrutaban del agua a sus anchas, sobre todo en verano.

Pero un mal día pasó todo lo que su mamá les había dicho: fueron a bañarse y del grifo no salía agua, no podían lavarse los dientes, ni las manos, ni fregar los platos sucios de la cocina, ni regar las flores del balcón.

Salieron a la calle camino de la playa y al llegar se encontraron un paraje desolador, todo era arena, no había ni gota de agua, los peces y animales del mar morían y el calor se hacía cada vez más insoportable. Lucía y Alicia asustadas empezaron a llorar, preocupadas por lo que iba a pasar y por la sed que tenían; jamás habían llorado tanto, todo el mundo lloraba ante tal desgracia y tanta necesidad.

Lloraron tanto y tanto, que las lágrimas empezaron a formar un charco, ese charco se convirtió en un lago, el lago en un río y al final se volvieron a llenar los mares y océanos. Desde ese día es por lo que el agua de mar es salada, igual que las lágrimas, y lo más importante, desde ese día Lucía, Alicia y todo el mundo aprendió a valorar la importancia del agua, a cuidarla, y conservarla reduciendo al mínimo su consumo.

Mª Irene Rois Prieto

La burbuja de cristal

Había una vez un reino en un país de esos que sólo existen en los cuentos de hadas. En ese país había muchos prados y bosques verdes, por donde corrían los ríos y los animales vivían completamente felices, pero los habitantes de ese reino se sentían desdichados porque en invierno llovía mucho y hacía muy malo y se quejaban continuamente a su rey, querían que siempre hiciera bueno para poder estar todo el día en la calle y disfrutar así lo máximo posible de su reino.
 Así que su majestad el rey hizo llamar a los magos más sabios y listos de aquel maravilloso país y les encomendó una difícil tarea, que protegieran al reino contra el mal tiempo consiguiendo así que los habitantes pudieran vivir felices. Después de varios días buscando la solución que más satisficiera al monarca, estos sabios magos gracias a sus poderes, construyeron una burbuja de cristal de tamaño gigantesco con la que encapsular y así proteger a su preciado reino.
 El efecto fue el deseado y la gente estaba encantada con la burbuja de cristal que les protegía del mal tiempo y, como no, de la lluvia. Pero lo que no tuvieron en cuenta estos sabios, ni el rey, ni los súbditos del reino, que en un principio vivían muy felices y encantados en su burbuja de cristal es que al no poder caer la lluvia sobre el reino, los bosques y los prados se empezaron a secar, que los ríos dejaron de traer agua y que las flores se marchitaban a la vez que los pobres animalitos cada vez estaban más agotados y sedientos. De pronto todo el mundo empezó a preocuparse y a darse cuenta de cuán necesaria era el agua de la lluvia para asegurar la continuidad y bienestar de su reino, y de que eran las lágrimas que vertían sus ojos el bien más preciado que tenían ya que eran lo más parecido a las gotas de lluvias que podían conseguir.
 Así que llamaron de nuevo a los magos para que con su magia pudieran destruir la burbuja de cristal que habían construido y liberar así al reino de la gran sequía que les azotaba.
 Los magos destruyeron la burbuja y esperaron que con esta lección los habitantes entendieran que el agua es imprescindible para tener las cosas más bellas que nos rodean, las plantas, los animalitos, los bosques....
 Y ese día todos los habitantes bailaron y festejaron bajo la preciada lluvia que su reino seguía con vida, que nunca se marchitaría gracias a esas gotas de agua.

Agugonchap

Lo más importante del mundo

“Mamá, ¿qué es lo más importante en el mundo?” pregunta la pequeña Yuli, con su voz dulce y tierna. “Tú, mi amor” responde su madre. “No mamá. Me refiero a lo más importante para ti para mí, para todos.” “No lo sé, hija”. “¿Qué crees tú?”. “He pensado en algo que te puede ayudar. Anota en tu libreta las cosas que haces y lo que necesitas para hacerlas. Aquello que se repita en tu cuaderno será lo más importante. Así lo hizo la pequeña Yuli. Esta mañana, al levantarme, me fui a bañar: necesité jabón, esponja, toalla y agua.  Me cepillé los dientes y necesité pasta, cepillo, vaso, y agua. Desayuné y necesité comida, cubiertos, trastos y agua. Fui al baño y antes de salir me lavé las manos y necesité jabón y agua. En clase, pinté un cuadro  y necesité acuarelas y agua. Llegué a casa muy cansada y necesité agua. Ayudé a mamá a lavar la pecera y necesité esponja, una red y mucha agua”. Al final del día, Yuli empezó a contar lo que se repetía en su cuaderno: agua, agua, agua. “Para todo necesito agua mamá. Creo que ya sé que es el agua, porque la necesito, porque me gusta, porque nadie podría vivir sin ella y porque fue lo que más veces anoté en mi cuaderno”. “Bien, Yuli. Así descubriste esto hoy. Mañana, al leer este cuento todo el mundo lo sabrá y cuidarán de ella porque es lo más importante del mundo”.

Claudia Medina