Cómo adaptar tu hogar a la llegada del niño

Medidas para evitar accidentes

Golpes, caídas, intoxicaciones, quemaduras... Los accidentes en casa son muy comunes en los primeros cinco años de vida del niño. Su curiosidad y sus ansias de explorar el mundo están detrás de estos percances. La solución no es sobreproteger al pequeño, sino adecuar el hogar eliminando potenciales peligros.


Niños con enchufe

Sumario

 

Su habitación

Debería ser sencilla, amplia y con pocos muebles para que el niño pueda moverse y jugar. Y además:

  • Las fuentes de calor, como la calefacción no deben colocarse cerca del niño, si no disponen de una pantalla protectora. Tendrían que situarse lo más altas posibles y ser desconectadas cuando no se usen. Un termostato puede ser muy útil. La temperatura del cuarto infantil debe ser adecuada, entre 20-22 ºC durante el día y 18º C por la noche.
  • Todos los muebles deben tener cantos redondeados y cumplir con normas de seguridad ya establecidas. La cuna debe contar con un ancho de barrotes de 6-7 cm, la altura de barrotes debe alcanzar los 50 cm y el colchón de 8 a 15 cm de espesor.
  • Las ventanas deben llevar un cierre de seguridad. Van bien las rejillas antimosquitos. No coloques sillas o mesas junto a la ventana, para evitar situaciones de peligro.
  • La pintura de la pared debe ser lavable y no tóxica. Es mejor utilizar adhesivos y evitar las chinchetas.
  • Coloca visillos cortos para que el niño no pueda tirar de ellos.

La cocina

Es el lugar más peligroso de la casa, donde se producen la mayoría de los accidentes domésticos que, en ocasiones, son graves como quemaduras, heridas incisas, intoxicaciones…

  • Coloca un protector de fuegos y mandos en el mueble cocina. Las cerillas y encendedores deben estar en un lugar inaccesible.
  • Pon cierres de seguridad en los armarios –de los productos de limpieza, aparatos eléctricos, cubo de la basura–, así como en la nevera, el horno y los cajones. Los enseres cortantes siempre deben estar lejos del alcance de los niños o en cajones seguros.
  • Usa protectores en los enchufes de ésta y otras habitaciones.
  • No coloques alimentos ni bebidas calientes en el borde de la mesa o encimeras. Las sartenes, con el mango hacia la pared, y usa mejor los fogones posteriores para cocinar.

El cuarto de baño

Es el segundo lugar más peligroso del hogar, por los utensilios que allí se guardan y porque abrir y cerrar los grifos es motivo de diversión para el pequeño. Nunca debemos dejarle solo –puede ahogarse con muy poca agua– y hay que evitar que se quede encerrado. Mantén cerrada la puerta del baño –si es posible con llave– para que no acceda a él.

  • Guarda todos los objetos –limpieza, cosméticos, utensilios cortantes– en armarios o cajones con llave o con protectores. Haz lo mismo con el botiquín.
  • Instala un termostato o ten a mano un termómetro de baño para controlar la temperatura del agua y prevenir escaldaduras –la ideal es 37-38 ºC.
  • Mantén la tapa del inodoro bajada. Existen protectores. También puedes colocar un asiento especial encima del inodoro adaptado al tamaño del niño. Ojo con las pastillas para desinfectar el váter, que son tóxicas.
  • Pon protectores antideslizantes en la bañera para evitar que el niño resbale y se caiga.

El salón y el dormitorio de los padres

  • Controla las puertas que comunican con el balcón.
  • Protege los peldaños de las escaleras en los dúplex y coloca barreras de seguridad.
  • Coloca adhesivos de color en las puertas de cristal para que los niños se den cuenta de su existencia.
  • No dejes objetos encima de las mesas y revisa los cojines de los sillones y de la cama por si hay pequeños objetos con los que pueda atragantarse.
  • El televisor, las cadenas de música, el DVD, las lámparas de pie o de mesa y las plantas deben estar lejos del alcance del niño.
  • Fija los muebles para que no basculen y caigan sobre tu hijo.
  • Pon topes de seguridad en puertas y cajones.

Asesoramiento: Dr. Jorge Mateu Sancho, pediatra y presidente del Comité de Seguridad y prevención de accidentes de la Asociación Española de Pediatría.