Una caja de recuerdos para tu bebé: cómo fabricarla, qué guardar en ella

Una memory box muy especial

¿Por qué limitarse a transmitir a tu hijo las fotos de su primer día de vida? Te proponemos confeccionar para él una caja de recuerdos que le acompañarán toda su vida. Aquí tienes ideas para prepararla.

 

Una caja de recuerdos para cada uno de tus hijos. Es lo que te proponemos en este reportaje. Prepárala con cariño, guarda todas estas pequeñas cosas que han hecho de sus primeros día de vida algo inolvidable. Y acude a ella cada vez que sientas nostalgias de una etapa de su infancia que fue y nunca volverá. Aquí tienes algunas ideas para que tu caja contenga lo mejor de esos días.

 

La caja

Conviene que sea lo bastante grande para que quepan muchas cosas. La idea es que los recuerdos sean variados y muy personales. También debería sea sólida y bonita, parecida a una caja del tesoro. La puedes pintar, decorar con recortes de revisas como si fuera un colage que, con el paso del tiempo se volverá vintage, o cubrirla con servilletas de papel con motivos infantiles siguiendo la técnica del decoupage. Si esta es tu opción, en este vídeo, encontrarás los pasos a seguir. El tutorial explica cómo hacer una caja de té. Con esta misma técnica podrás decorar la tuya, sea de madera o de cartón duro.

Recuerdos del nacimiento

El envoltorio es importante pero lo es mucho más el contenido que vas a ir guardando en ella.  Aquí tienes algunas ideas:

- La última de mamá y papá antes de su llegada.

- Una carta de mamá y papá con las anéctodas del día de su nacimiento, sus primeras impresiones al verle, los comentarios de la familia y los amigos, los deseos que se formularon para él, etc.

- Noticias que aparecieron en la prensa ese día.

- Un ejemplar del diario deportivo si el papá es hincha de algún club.

- Un número de la revista femenina favorita de mamá para guardar constanza de las prendas de moda esa temporada.

- Un catálogo con productos para bebé y juguetes del año en que nació.

- La lista de los mensajes, emails, tarjetas de felicitación... que se recibieron.

- El brazalete de indentificación que llevaba en la maternidad.

- Su gorro, calcecines y manoplas de recién nacido.

- Muchas fotos en papel: la primera al nacer, la habitación de la maternidad, la foto al llegar a casa, etc.

- La foto de la última ecografía antes de nacer.

- Su huella dactilar y plantar.

- La foto de sus ecografías.

- Una copia de sur partida de nacimiento.

Recuerdos del primer año

El primer año de un bebé está lleno de momentos únicos. Si has encontrado placer en acumular los recuerdos de su nacimiento ¿porqué no seguir con esta idea a lo largo de los próximos 12 meses? Ármate de determinación y acumula fotos, objetos, pequeños testimonios que servirán de ayuda a nuestro huidiza memoria. Un bonito regalo para su futuro.

 

Victoria Gómez