España registra la tasa de nacimientos más baja desde 1941

Cada vez nacen menos bebés

12/12/2018

Los nacimientos siguen cayendo en España. Las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística señalan unas cifras que no se daban en nuestro país desde 1941. 

 
Madre con recién nacido

Las cifras oficiales vienen a confirmar lo que constatamos cuando paseamos por nuestras calles, donde cada vez es menos frecuente ver carritos de bebés. La tasa de natalidad sigue cayendo en España hasta registrar mínimos históricos. En el primer semestre de 2018 solo nacieron en nuestro país 179.794 bebés, la cifra más baja de la historia desde que empezaron a hacerse registros en 1941, un 5,8 % menos que los nacimientos registrados en el mismo periodo de 2017.

Si a este descendimiento de los nacimientos le unimos el aumento de las muertes, nos encontramos con un país que sigue perdiendo población. Entre enero y junio fallecieron 226.384 personas, un 2,1 % más que en el primer semestre de 2017.

Las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (nacimientos, defunciones y matrimonios) difundidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman que continúa la tendencia a la baja en el número de nacimientos de los últimos años, solo interrumpida en el 2014, cuando nacieron 427.595 niños, casi 2.000 más que un año antes.

Los nacimientos han descendido en todas las comunidades autónomas, aunque de forma más acusada en La Rioja, un 13,7 %, Extremadura, con un 10,3 % y Cantabria, con un 7,8 %.

Otro de los datos que destaca el INE es el aumento de los nacimientos de madre extranjera que suponen dos de cada 10.

Datos definitivos del año 2017

El INE también ha publicado los datos definitivos de 2017, que registró el nacimiento de 393.181 bebés –la cifra más baja desde 1999– y 424.523 defunciones, el registro más alto desde 1941.

El saldo vegetativo (nacimientos respecto a defunciones de la población residente, descontando a los no residentes) fue negativo (-31.342 personas) en el conjunto del país.

Por comunidades autónomas, seis tuvieron más nacimientos que muertes (sobre todo en Madrid, Murcia y Andalucía) y en Ceuta y Melilla. Por contra fue al revés en el resto, especialmente en Galicia y Castilla y León.