Cómo interpretar los percentiles de talla y peso

Vigila su crecimiento de cerca

Con nuestra calculadora has obtenido los percentiles de talla y peso en los que se encuentra tu hijo. Ahora te explicamos qué significan y como interpretar los datos obtenidos. Las curvas que ves parecen complicadas, pero en realidad no lo son.


Medir a una niña

Sumario

 

Cómo leer las gráficas de percentiles

Existen gráficas para cada parámetro: el peso, la talla, el perímetro de la cabeza, la grasa corporal, etc. Las más utilizadas son las de peso y talla, diferentes según se trate de varones o mujeres.

¿Qué significa que tu hijo esté en el percentil 10 de peso? Que si lo comparamos con 100 lactantes normales de su misma edad, habrá solo 10 que pesen menos, mientras que los otros 90 pesarán más que él. Lo mismo vale para la talla. Si decimos que tu hijo está en el percentil 75 de talla, nos referimos a que, comparado con cien lactantes, 75 medirían menos y 25 más. Dicho de otra forma, si ponemos en fila a estos cien lactantes normales según su talla, tu hijo estaría en el puesto 75.

Todas las líneas de los percentiles corresponden a valores normales. Dentro de los límites de la normalidad hay niños muy rechonchos y otros más delgados, lo mismo que habrá niños altos y niños bajos. Los niños excesivamente altos o gordos estarían por encima del percentil 97, mientras que los excesivamente bajos o delgados estarían por debajo del percentil 3. Lo importante no es tener un percentil alto, sino crecer y engordar de forma más o menos regular en torno a un percentil.

Los percentiles de 0 a 2 años

Lo más frecuente es que un niño crezca a lo largo del primer año por el percentil que tenía en el momento del nacimiento. Los niños que nacen con una talla alta suelen crecer por los percentiles más altos, y, al contrario, los que nacen más pequeños crecen por percentiles bajos. Pero esto no siempre es así, ya que en ocasiones ciertos problema durante el embarazo hacen que los recién nacidos sean más pequeños de lo que deberían ser, o que, por el contrario, un embarazo muy favorable genere un peso-talla superior al que debería corresponder al niño.

La combinación de todos estos factores puede dar lugar a 3 situaciones:

- El niño nace con un peso y talla adecuados a su potencial genético.

- El niño nace más pequeño de lo que le correspondería por su herencia. A esto lo llamamos retraso del crecimiento intrauterino.

- El niño nace con un peso y talla superiores a los esperados.

Más de la mitad de los niños con retraso de crecimiento intrauterino recuperan en los primeros seis meses de vida parte del peso y talla que no consiguieron durante el embarazo. Es casi seguro que los que no consiguen esta recuperación al final del primer año, no lo conseguirán nunca.

Por el contrario, los lactantes grandes, que están llamados a ser más bajos o delgados de lo que indica, aparentemente, su peso de nacimiento, crecen lentamente durante los dos primeros años de vida, hasta que se colocan en un carril de crecimiento inferior, más adecuado para ellos. Tanto en el retraso del crecimiento intrauterino como el crecimiento lento, es necesario confirmar, mediante estudios complementarios, que no hay otros problemas asociados.

Encuentra con nuestra calculadora la talla probable de tu [email protected] de acuerdo con su potencial genético.

Los percentiles desde los 3 años a la pubertad

Desde los 3 años hasta el comienzo del estirón puberal, el período de crecimiento es lento. La talla aumenta entre 4 y 7 centímetros al año. Cerca de la pubertad, el crecimiento se frena como si el organismo quisiera tomar impulso para realizar el estirón que va a tener lugar en los años siguientes. El peso sigue también un aumento lento y constante (2,5 kg/año), pero, al contrario que la talla, tiende a acelerarse progresivamente. En esta etapa no es normal que se produzcan cambios en los percentiles de crecimiento de los niños. Si esto ocurre, debe ser estudiado.

Los percentiles en la pubertad

En la pubertad coexisten un ritmo de crecimiento elevado y fenómenos madurativos importantes, que terminarán con la formación de un ser adulto en todos los aspectos: crecimiento, desarrollo sexual, capacidad intelectiva y de reproducción. En el crecimiento hay diferencias importantes entre ambos sexos. La duración media es de 4 años. Las niñas suelen comenzar uno o dos años antes que los varones (9-10 años, frente a 11-12 años). Además, en las niñas el estirón se produce al inicio de la pubertad, al mismo tiempo que se inicia el desarrollo mamario. En los varones, por el contrario, primero aparece el crecimiento testicular y uno o dos años después se produce el estirón de crecimiento. La velocidad máxima de crecimiento es menor en las niñas (8,3 cm/año) que en los varones (9,5 cm/año). El hecho de que los varones estén creciendo durante más tiempo y a una velocidad mayor, da como resultado una diferencia de 13 centímetros en la talla adulta entre ambos sexos.



Dr. Jesús Martín-Calama